Noticias

VOLVER
Publicado el: 02/10/2018

La ambliopía es el segundo problema visual más frecuente en los niños

La ambliopía es el segundo problema visual más frecuente en los niños

El no enfocar bien una imagen puede generar que el cerebro termine por “aprender” que lo normal es una visión borrosa o distorsionada. Una situación que repercute seriamente en el desarrollo visual en los primeros años de vida y que pasa desapercibida para los padres.

Con el fin de que la población conozca más sobre el tema, el próximo 15 de octubre se celebrará el Día Mundial de la Ambliopía.

Al igual que leer y escribir, ver es algo que también se aprende, especialmente en los primeros ocho años de vida. Conocida como “ojo vago”, la ambliopía es uno de los problemas visuales más frecuentes que se presentan en los niños. Una situación que la mayoría de las veces los padres y profesores no advierten, ya que se puede presentar en un ojo de aspecto normal.

De acuerdo al último estudio poblacional en Chile, publicado en los Archivos Chilenos de Oftalmología, los errores refractivos (miopía, astigmatismo e hipermetropía) son la principal causa de limitación visual, con un 15% de afectados. En segundo lugar, se ubica la ambliopía (3,4%), seguida del estrabismo (2,1%).

¿En qué consiste la ambliopía? El Dr. Francisco Conte, del Centro Chileno de Estrabismo y Oftalmología Pediátrica (Cesop), explica que “corresponde a la disminución de la visión que ocurre cuando uno o ambos ojos envían una imagen borrosa al cerebro, en el período en que se desarrolla la visión en la infancia, es decir, en los primeros ocho años de vida”. Esto provoca que el cerebro “aprenda” a ver borroso con ese ojo. “Esta imagen distorsionada ocurre la mayoría de las veces con un ojo de aspecto normal y todas sus estructuras anatómicas sin alteraciones”.

Debido a que frecuentemente se presenta en niños con ojos de aspecto normal, la ambliopía no es detectada a tiempo por los padres o profesores. “Los más pequeños no exteriorizan su mala visión, ya sea porque ven bien con un solo ojo o porque nunca han vivido la experiencia de ver bien”, precisa el Dr. Conte.

El especialista agrega que en algunos casos, pueden tener un error refractivo pero gracias a su capacidad de acomodación (o “de enfocar”) otorgada por el cristalino por su corta edad, logran ver razonablemente bien y no dar aspecto de tener limitación visual, pero con un gran esfuerzo visual detrás que les va dañando el desarrollo visual, llevándolos a la ambliopía.

Es por ello que el chequeo visual a los 4 años de edad resulta fundamental para detectar cualquier problema que pueda estar asociado a la ambliopía. “Aunque no exista ningún síntoma o antecedentes familiares”, enfatiza el Dr. Conte.

Las causas de la ambliopía pueden ser básicamente tres: estrábica, es decir uno o ambos ojos están desviados; refractiva, cuando uno o ambos ojos necesitan corregir la visión con lentes; o por deprivación, provocada por una patología que obstruye el eje visual (catarata congénita, leucoma corneal, ptosis o caída de un párpado).

En cuanto al tratamiento, lo que hace el oftalmólogo es intentar corregir la causa. Si es por una catarata unilateral congénita, se opera lo antes posible. Si en cambio, el niño tiene miopía, astigmatismo o hipermetropía, el especialista le receta lentes ópticos para que logre mejorar lo más posible la agudeza visual.

Al mismo tiempo que se corrige la causa, también se busca estimular el ojo ambliope (u “ojo vago”) que no ha desarrollado bien su visión. Para ello, el oftalmólogo “castiga” al ojo bueno tapándolo con un parche para que el cerebro se obligue a utilizar únicamente el ojo ambliope. Otra manera de penalizar el ojo bueno es usar fármacos que cumplen el mismo objetivo del parche. Otra terapia más reciente, pero aún en investigación, es la estimulación de ambos ojos con videojuegos o películas especialmente creadas y adaptadas para el tratamiento de ambliopía, con distinto contraste en un ojo versus el otro que se desea estimular.

DÍA MUNDIAL DE LA AMBLIOPÍA

A nivel mundial, las cataratas y los errores refractivos son los más frecuentes. La ambliopía aparece muy detrás, a pesar de lo importante que resulta su detección temprana. Es por ello que desde el año pasado, los oftalmólogos celebran el Día Mundial de la Ambliopía, que este año será el 15 de octubre.

Actualmente, y por segundo año consecutivo se han unido 15 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cosa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, México, Paraguay, Perú, República Dominicana, Venezuela; todos ellos realizando diversas y múltiples actividades durante los meses de septiembre y octubre.

EN CHILE

En Chile, el Centro Chileno de Oftalmología Pediátrica (Cesop) realizará una actividad de tamizaje para la detección de ambliopía en alumnos de la escuela E 70 de la comuna de Santiago, el día 11 de octubre próximo. 

"Esta actividad tiene como objetivo no solamente detectar niños con alguna patología susceptible de tratamiento, sino que también generar conciencia en la población sobre la importancia del chequeo visual en los escolares, ya que la ambliopía tiene un impacto relevante en la vida futura de los niños, pudiendo disminuir sustancialmente su calidad de vida y limitar sus expectativas laborales", señala el Dr. Pablo Montecinos, director del Cesop.